close
Fotografía: AFP
  • Honduras, El Salvador y Nicaragua fueron eliminadas en fase de grupos

La Copa Oro es la máxima competición a nivel de selecciones de la Concacaf, además, es el torneo más apto para medir fuerzas con los contrincantes directos para lograr la clasificación a la Copa del Mundo en las eliminatorias.

En esta edición participaron cinco selecciones centroamericanas, pero solo Costa Rica y Panamá pasaron a la etapa de cuartos de final ¿Es esto un fracaso para la región?

Es importante entender que la realidad del fútbol centroamericano es complicada. Las ligas son poco competitivas, muchos legionarios juegan poco o en ligas de nivel pobre y las estructuras deportivas en sí son débiles.

Basta con mirar un poco atrás, en la edición 2017 del torneo clasificaron cuatro selecciones y solo una alcanzó semifinales. En 2015 el patrón fue similar al actual, solo dos selecciones clasificaron a la etapa de cuartos de final.

Asimismo, los rivales caribeños ya no son esos equipos a los que se les gana con facilidad y los norteamericanos son siempre una piedra en el camino.

Honduras y El Salvador fueron superados por Jamaica y Curazao. Por su parte, Nicaragua perdió sus tres juegos (Dos ante Caribeños) y Costa Rica perdió el primer lugar del grupo ante Haití.

La región debe mejorar y mucho, aunque se califique como fracaso, esta es la realidad del nivel futbolístico de nuestras selecciones . La revancha vendrá pronto con la Liga de Naciones y la Eliminatoria rumbo a Qatar 2022.


Por: Luis Enrique Brenes Portuguez | Centroamérica Pasión de Fútbol

 

Leave a Response